lunes, 4 de abril de 2011

Dicen que de todo se aprende, pero cuanto daría porque no siempre las lecciones fueran tan dolorosas.